DERECHO

DERECHO
LA BALANZA DE LA JUSTICIA

viernes, 10 de diciembre de 2010

Responsabilidad Social en Las Organizaciones

Desde tiempo atrás, la responsabilidad social corporativa se ha convertido en una herramienta indispensable para todas las corporaciones, instituciones, empresas de nuestro país y del mundo. Las organizaciones públicas, el mundo de los negocios, patrones, organizaciones de la sociedad civil poseen al menos algunas de estas, ideologías unánimes en la convicción de que la “responsabilidad social corporativa” es un elemento esencial de las políticas sociales presentes y futuras, en todos los continentes y todos los sectores.

Debe de resaltarse que esta estrategia se desarrolla en un momento en el que los grupos económicos y financieros, pasan por una seria crisis interna; presenciamos muchas prácticas sociales éticamente “irresponsables”: bancarrotas fraudulentas, adquisiciones cuestionables, trampas en las cuentas, salarios gerenciales muy altos, falta de respeto a valores básicos, desregulación, desconexión entre actividades financieras y económicas; que van en contra de muchas de las leyes establecidas por los gobiernos.



En lugar de leyes, convenciones internacionales, acuerdos colectivos, la implementación de mecanismos como la practica de responsabilidad social es concerniente a la solución de estos problemas ya que es respaldada por las autoridades públicas nacionales e internacionales ayudando a las organizaciones a mantener un equilibrio tanto externo como interno.



En el siglo XIX, los trabajadores fueron sometidos a una explotación constante (bajos salarios, condiciones de trabajo infrahumanas, disciplina militar en el taller, frecuente desempleo, etc.). Eran vistos soberbiamente como objetos; a medida que pasa el tiempo se han desarrollado teorías organizacionales tales como: la teoría ecológica, la teoría de cultura organizacional, las teorías humanistas, que resaltan la gran importancia del contexto (medio ambiente, fauna, flora, etc.) y del capital humano dentro y fuera de las empresas.



En este punto cabe distinguir que la Responsabilidad Social no significa lo mismo para todo el mundo. La Responsabilidad Social es un trabajo a medida; varía según el sector económico y la empresa y, así mismo, está ligada a un contexto determinado. Los problemas y prioridades, sociales y ecológicos, varían según el país y la región. Por lo tanto, es importante establecer el diálogo entre los organismos de las regiones implicadas, acerca de las prioridades en cuanto a la gente, planeta y ganancia respectiva.



Es concerniente mencionar que existen importantes diferencias en la forma en que la Responsabilidad Social es definida y aplicada. En una gran cantidad de países se habla de Responsabilidad Social mientras que en realidad se está tratando de Compromiso Empresarial. Hay poca o nula relación entre las diligencias dentro del espacio de la mencionada Responsabilidad Social y las actividades principales de la empresa.



La mayoría de actividades están dirigidas al rol social de la empresa en la comunidad. Hay gran confusión acerca del concepto de Responsabilidad Social. Toda clase de vocablos se manejan y combinan de forma imperceptible: Inversión Social Empresarial, Balanza Triple de Resultados, Ciudadanía Empresarial, humanidad y generosidad empresarial etc.



La generalidad de empresas realiza Inversión Social Empresarial y llaman a esto Responsabilidad Social. Otras realizan procesos a través de fundaciones, donde la empresa financia toda clase de proyectos en los campos de educación, salud, bienestar, educación empresarial, arte, deporte y cultura. Donde esto es para ellos, en esencia, la Responsabilidad Social.



No hay relación alguna entre las actividades principales de la empresa y la manera en que estas se mezclan con el objetivo de la responsabilidad Social. Ya que estas fundaciones se mantienen al margen de las prácticas cotidianas de la empresa y tienen, como único objetivo, la financiación de proyectos que contribuirán a la buena imagen de la empresa misma.



Hasta este punto se ha descuidado un aspecto de relativa importancia que es la llamada ética moral; así entonces se puede mencionar que hoy en día hay una exigencia de la sociedad en torno de los derechos humanos, cuidado del medio ambiente, combate a la corrupción, trabajo digno, entre otros, que obligan a los empresarios, a considerar la ética en sus decisiones, lo cual implica tener como referente primordial la conducta (conciencia moral alcanzada por la sociedad), es decir, principios y valores universales mínimos compartidos.



Debido a esto las empresas se ven obligadas moralmente con la sociedad, por lo que resulta necesario descubrir las necesidades que se han de satisfacer y hacia las cuales se dirigirán los esfuerzos, dándole sentido y justicia ante la sociedad, además de definir y establecer en consecuencia las metas de la empresa así como los valores y los hábitos necesarios para lograr tales metas; el reto está en la ética implementada en el diseño de la Responsabilidad Social.



En este orden de ideas entendemos a la Responsabilidad Social como un pacto sentido, no impuesto, no obligado, que se refleja en las decisiones del hoy y del mañana, como una ideología que conduce todas las acciones de la empresa, un estilo de vida acogido por convicción que busca cumplir y se preocupa por el bienestar común, de los productos y servicios que entrega al mercado, de sus compromisos de pago con los proveedores, de sus políticas y prácticas para con el personal, del cumplimiento de sus obligaciones con las autoridades que rigen su actividad económica y sobre todo en su participación con la comunidad como buena entidad.



Debe quedar claro de la Responsabilidad Social de una organización tiene que estar asociado al Desarrollo Sostenible de esta misma; debido a que estas tienen que estar en un constante proceso de retroalimentación tanto para la institución, el personal (dentro y fuera de la organización) y el aspecto ecológico de nuestro mundo.



Como podemos observar estamos ante dos aspectos esenciales de las empresas, ya que estas tiene que poseer un Desarrollo Sostenible que les garantice una mezcla perfecta entre aspectos tales como el económico, social, societal y ecológico que garanticen una excelente imagen y ayuden a la responsabilidad Social de estas Instituciones.



Otro aspecto importante de analizar y que esta muy ligado a la Responsabilidad Social es La productividad. Esta es la capacidad de producir y vender más, a menor costo y con una excelente calidad, lo que permite a la marca que se promociona mantenerse y crecer en los mercados a los que pertenece, sea nacional o extranjeros, haciéndose así mucho más competitivos.



Productividad y competitividad son entonces la razón que llevan a los gerentes a hacer una valoración costo-beneficio, la inversión realizada con respecto a las utilidades generadas. Cabe mencionar que dicha inversión puede ser implementada en el diseño de un plan de Responsabilidad Social realmente sostenible, capaz de conducir a la empresa hacia mayores flujos monetarios en el futuro.



En si La responsabilidad social de la empresa es una combinación de aspectos legales, éticos, morales y ambientales, y es una decisión voluntaria, no impuesta, aunque exista cierta normatividad frente al tema.



Las organizaciones que orienten sus esfuerzos solamente a producir resultados basados en las presunciones de producir y vender con el mínimo precio sin importar el impacto social (Responsabilidad Social), pueden estar provocando el peor negocio del sector productivo que busca la rentabilidad. La táctica actual y sus esperados beneficios, con dicho enfoque, puede ser mañana el motivo de su frustración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada